Que son los acaros

Cuando vamos al campo de paseo, estamos tranquilamente leyendo un libro en casa, vemos una película en el cine o simplemente comemos un bocadillo, un enorme e inseparable micromundo nos acompaña invariablemente. Este mundo invisible está compuesto por infinidad de seres diminutos, como bacterias, protozoos, hongos, ácaros, entre muchos otros. Pero conozcamos un poco más de las características de los ácaros.

Características de los ácaros

Los ácaros (del griego akarés, que significa “diminuto, que no se corta”) pertenecen al megadiverso grupo de los arácnidos, al que también pertenecen las arañas y los escorpiones, entre otros seres. En la actualidad se han descrito aproximadamente 50.000 especies de ácaros, aunque cada día se descubren nuevas especies en los sitios más insospechados, y se plantea que otras 100.000 aún están por clasificar.

Se han encontrado ácaros habitando todos los ambientes del planeta, desde las altas montañas hasta los alrededores de los volcanes, incluso hasta en las grandes fosas oceánicas, a más de 4000 metros de profundidad, así como en las heladas regiones polares. Pero donde más abundan es en las zonas costeras y los sitios con vegetación abundante, donde encuentran las condiciones ideales para su supervivencia y reproducción.

PUBLICIDAD

Pero no solo se encuentran en ambientes naturales, existen cuantiosas poblaciones de ácaros en nuestros domicilios, sobre todo ocupando nuestras almohadas, alfombras, colchones, peluches y, también, ¡la superficie de nuestro cuerpo!

Que son los acaros

Ácaros perjudiciales

Aunque la mayoría de los ácaros son inofensivos y no son visibles al ojo humano, existen algunos que sí podemos ver a simple vista y que son especialmente dañinos al constituir parásitos de nuestras mascotas y otros animales silvestres: las garrapatas. Estos ácaros son hematófagos, es decir, se alimentan de la sangre de sus víctimas, sobre las que viven la mayor parte de su vida pudiendo transmitir graves enfermedades y, en circunstancias extremas, causar la muerte. Podemos encontrar garrapatas sobre nuestros perros y gatos, pero también son usuales parasitando reptiles como lagartos y serpientes, también sapos o incluso muchos tipos de aves.

Pero las especies que comúnmente invaden nuestras viviendas, los llamados ácaros domésticos o ácaros del polvo, no se alimentan de nuestra sangre, sino más bien de nuestras descamaciones dérmicas (células muertas de la piel que desechamos cada día). Pero estos animalitos no son tan inofensivos como podría parecer: son las principales causas de alergia en los seres humanos.

Que son los acaros 2
iStock/Thinkstock

¿Qué causa las llamadas alergias al polvo?

Asombrosamente, los ácaros en sí son inofensivos para el ser humano, son sus restos fecales los que tienen un potente poder alergénico. Se estima que cada uno es capaz de producir diariamente unas 20 partículas fecales capaces de provocar reacciones alérgicas incluso cuando el ácaro ya haya muerto. Estas partículas en suspensión en el aire, al ser inspiradas y penetrar en nuestro sistema respiratorio, provocan respuestas fisiológicas y bioquímicas que provocan las alergias.