La seguridad del coche se ve comprometida si la limpieza no es idónea. La suciedad puede acumularse en diferentes espacios y aumentar los riesgos de sufrir un accidente.

Tener el automóvil limpio no solamente es una cuestión de higiene y estética, sino que también afecta a la seguridad del coche. Lavar de manera periódica el automóvil permitirá que no se acumulen sustancias que pueden aumentar de posibilidades de sufrir un percance en la carretera. Además de afectar a la estética, tener el coche sucio repercute en su mantenimiento, la capacidad de visión o en la comodidad.

 

Aspectos en los que la suciedad afecta a la seguridad coche

No limpiar el vehículo puede repercutir negativamente de varias maneras:

  • Capacidad de visión. Un cristal sucio impide que el conductor pueda ver con claridad qué sucede en la carretera y afecta a la seguridad del coche. Para eliminar las pequeñas partículas que se acumulan es preciso realizar una limpieza a fondo tanto por fuera como en el interior.
  • Visibilidad del automóvil. Un coche sucio hace que el color de la pintura no resalte tanto y que, por lo tanto, se vaya apagando su brillo. En situaciones de visibilidad reducida o cuando cae la noche, los vehículos oscuros resultan menos visibles para el resto de conductores.
  • Alergias. Los pequeños recodos interiores de la tapicería son un lugar ideal para el crecimiento de ácaros y otras partículas irritantes que pueden causar o agravar alergias. Este tipo de afecciones pueden resultar realmente perjudiciales a algunas personas y condicionar la seguridad del coche. Para hacer frente a este problema es suficiente con limpiar de manera habitual los asientos, sacudir las alfombrillas y comprobar si el filtro el aire necesita ser cambiado.
  • Conservación del vehículo. Un coche sucio repercute en el proceso de envejecimiento de los materiales que conforman el automóvil. Por ejemplo, la pintura puede decolorarse en aquellos lugares que están cubiertos por manchas (especialmente si corresponden a deshechos de pájaros), mientras que no limpiar los asientos de cuero puede causar que se quiebre.Todoterreno lleno de barro
  • Visión nocturna. Los faros son una parte sustancial para poder conducir un automóvil por la noche. Si se acumulan partículas se pierde parte de su potencia, haciendo que no sean tan eficientes al iluminar la carretera. Además de ser importantes para que el conductor pueda conocer por donde circula, las luces del coche son fundamentales para que el resto de personas pueda ver el coche. Es por esa razón que mantenerlos en buen estado beneficiará a la seguridad del coche.
  • Comodidad. Conducir en un coche sucio no resulta tan placentero como hacerlo en un vehículo que esté impoluto. Aunque en pequeños trayectos no se note apenas la diferencia, cuando se realizan largas travesías se convierte en un factor importante para el confort del conductor.
  • Objetos inútiles. Limpiar el vehículo supone en muchos casos la revisión del material que hay en el interior del coche. De esta manera, se convierte en una buena oportunidad para comprobar qué elementos están rotos y merece la pena ser sustituidos o aquellos que están ocupando espacio pero que apenas se utilizan, como por ejemplo es disponer de varios paraguas cuando es verano. Este tipo de productos hacen que el auto pese más y repercute en su frenado, el consumo y en la seguridad del coche.
  • Olor. Un coche sucio tiene un olor poco atractivo que puede condicionar la sensación de confort dentro del habitáculo. Un ambientador es insuficiente para hacer frente al hedor que pueden causar algunos elementos. Es especialmente necesario realizar una limpieza del interior si alguno de los ocupantes fuma de manera habitual.